Carmela y Casimiro: Una historia de amor para ser contada

El amor es el mismo a través del tiempo.  Sólo cambian los nombres de los enamorados, pero el sentimiento, y la pasión nunca serán cosas antiguas, ni pasarán de moda. Hablemos de la historia  de dos personas que vivieron el amor a su  manera: Carmela y Casimiro.

Carmela nació el 8 de mayo del 1902 en La Cuesta, San José de las Matas. Su nombre era, en realidad, María del Carmen Peralta.  Venía de familia humilde.  Sus padres eran personas sencillas, honestas. Vivían de la cosecha de tabaco.

Casimiro Fernández vio la luz en el año 1883. Nació en La Canela, Santiago, pero desde muy pequeño fue a vivir a Puñal, Santiago. Casimiro era todo un caballero, era amable, tenía dinero, vivía bien.  Poseía fincas de arroz en Cotuí y en Jinamagajo.  En La Cuesta tenía fábrica de embutidos y compraba la cosecha del tabaco que allí se cultivaba. A Casimiro le gustaban las fiestas, las mujeres.

Nos imaginamos como habrá sido ese encuentro del amor: él, de alta estatura, rico hacendado, todo un galán.  Ella, de figura diminuta, cabellera azabache, de vivaz inteligencia y natural coquetería. En La Cuesta se celebraban las fiestas patronales del Carmen, que es el 16 de julio. Era una fiesta de 8 días, antes del 16. Le llamaban la novena.  Pero el día grande de amanecer las 24 horas, era el 16, y de todos esos campos llegaba gente para esas fiestas.  Iban de Santiago, de San José de las Matas y de otros lugares.  Y en una de esas fiestas ellos se conocieron.  Se enamoraron, y tal y como se usaba en esos tiempos, él se la llevó.  No hubo ceremonia en la Iglesia, ni  fiesta para los novios.  Simplemente se fueron a vivir juntos.

Comenzaron a formar su familia en La Cuesta. Más tarde, Carmela supo que Casimiro tenía otra casa, otra familia en Jaiquipicao, muy cerca de La Cuesta.  Casimiro era casado.  Su esposa, Lucinda era una señora de temperamento muy suave, era tranquila.  Ella y Carmela nunca se conocieron cara a cara, pero ambas se respetaban. Desde que Casimiro conoció a Carmela, ella fue la mujer de su vida, la preferida, porque el temperamento  alegre y la inteligencia de ella la hacían una mujer interesante.

Y así fue transcurriendo el tiempo.  Casimiro, hombre de dinero, podía darse el lujo de tener cuatro mujeres embarazadas al mismo tiempo, y aún estando con Carmela, siguió su relación con su esposa. Casimiro tuvo 36 hijos, con diferentes mujeres. El no declaró a los hijos que tuvo con Carmela porque él era casado con otra señora, y en esa época,  se acostumbraba que el hombre diera su apellido sólo a los hijos de matrimonio.  Chana fue a la única que Casimiro declaró, y lleva el apellido Fernández de nacimiento.

Pero llegó el tiempo de las vacas flacas.  Casimiro era contrario al régimen del dictador Trujillo, y éste le confiscó tres fincas de arroz en Cotuí. Más tarde puso una fábrica de cigarrillos, pero lo engañaron.  Casimiro no era muy buen comerciante.

A partir de ese momento, se manifestó el espíritu de comerciante de Carmela. Como le gustaban los negocios, ella se dedicó a comprar el derecho a la cocina de galleras. Se iba los jueves en la tarde a caballo, acompañada de los hijos mayores y algunos de los hijos de Lucinda.  Y Casimiro la acompañaba, pero para jugar gallos, no para ayudarla en la cocina. Regresaba a su casa los domingos en la noche, muy cansada, pero con mucho dinero.  De lunes a jueves era Carmela la modista del pueblo.

Y pasaron los años.  Carmela tuvo 10 hijos, a los que crió con firmeza, y con amor al trabajo. Casimiro vivía en la casa de Carmela, aunque visitaba con frecuencia la casa de Lucinda, su esposa. Pero los negocios ya no eran lo mismo, y luego de tener pulperías o colmados en la Cuesta y Jamao,  Carmela decidió mudarse a la capital con Casimiro y los hijos más pequeños.

Casimiro quiso mucho a Carmela, nunca la dejó, aunque mantenía una relación cercana con su esposa.   El nunca quiso divorciarse porque, en esos tiempos, el matrimonio era “hasta que la muerte los separara”.

Un día llegó la noticia de que Lucinda había fallecido en Santiago.  Ya no había impedimento para realizar el matrimonio completo entre ellos. Cuando Carmela se mudó para la capital, ella empezó a buscar de Dios.  Entonces se separó “conyugalmente” de Casimiro, por recomendación de la Iglesia. Al morir Lucinda, Casimiro, por fin, pudo pedirle matrimonio a Carmela. Chana y Dimas fueron a pedir permiso a los hijos de la difunta para que ellos pudieran casarse por la Iglesia Católica.  Ana María, hermana de Carmela fue quien preparó a Casimiro para la ceremonia religiosa.

Y se celebró, por fin, el esperado matrimonio, el 30 de enero del año 1965, en la Parroquia Santa Ana.  Recuerdo haber visto como Carmela vistió la cama matrimonial con un cubrecama de encajes blancos, a la espera de su amado. Y se realizó el amor.

Pero, el amor contenido, el ansia por realizar la unión total de dos seres que se querían con adoración, fue desbordante.  Y Casimiro respiró el último aliento de su vida en los brazos de su amada Carmela, a los 17 días de celebrar su matrimonio.  Era el 17 de febrero del año 1965 cuando un infarto al corazón dio fin a una historia de amor intenso y real.

 

Anuncios
Publicado en Familia Peralta | 12 comentarios

Vidas que Marcaron a la Familia Peralta: Juan Antonio Peralta

Todos nacemos con un destino y con ciertas capacidades, que determinan el curso que va  a seguir nuestra vida. Este fue el caso de Antonio.

Antonio nació el 6 de septiembre del año 1930 en el paraje la Cuesta de Santiago,  República Dominicana. Sus padres: Casimiro Fernández y Carmela Peralta, eran oriundos de la región del Cibao.

Antonio fue una persona muy especial.  No tuvo niñez, ni adolescencia, porque de niño se convirtió en hombre. Fue una persona muy trabajadora, responsable, luchadora, con muchas ambiciones en su vida.

Entre él y Carmela, aunque él fue el tercer hijo, hubo una conexión. Los padres conocemos como son cada uno de los hijos. Carmela, aún él siendo el tercero, reconoció que era más despierto que los dos mayores que eran Bule y Fellito.

Cuenta su hermana Minerva, que Carmela se fue una vez para un campo llamado Jamao Al Sur, a buscar una nueva vida. Para poder mantenerse, Carmela montó un ventorrillo o colmadito. Antonio tenía 7 u 8 años y se lo entregó a él. Antonio atendía ese negocio. Cinco años más tarde Carmela se volvió para atrás, para la Cuesta, cuando Antonio tenía 12 años. Una señora tenía un colmado grande y Antonio trabajó en él hasta los 16 años.

A esa edad Tía Flora se llevó a Bule y a Antonio a la capital para engancharlos a la Marina. No duraron mucho tiempo en la Marina. Más tarde, Antonio, con la ayuda de la Tía Flora, hizo el bachillerato y estudió Contabilidad.  Fue el único de sus hermanos que estudió.

En ese transcurso conoció a Venecia en el año 1949 y en el 1950 se casó con ella. Tuvieron cuatro hijos: Johanny, Martha, Marilyn y Alexander. Más adelante nacieron Jennie, Jeannette y Elsita. Cuando Antonio se casó,  todavía Carmela vivía en el campo. Más tarde, ella se mudó para la capital con la familia completa. Antonio protegió siempre a su mamá. Los sábados Antonio le daba sus dos o tres pesos, lo cual representaba una buena cantidad de dinero en esa época. El nunca desamparó a su mamá.

Palabras de María del Carmen (Chana) sobre su hermano  Antonio:

Antonio fue muy buen hermano. Trajo a Chana a vivir con él y Venecia. Ella fue su niña antes de nacer Johanny. Le dieron amor, la cuidaron como a su hija. Antonio fue el padrino de su boda y luego el padrino de Marta, la hija de Chana y Dimas.

Era muy malcriado, a cualquiera le decía un par de cosas. Su palabra favorita para decirle a quien sea era “azaroso”.  Fue muy buen hijo, hermano, y fue muy responsable con sus hijos. Nunca se desentendió de su mamá, y nunca la desamparó.

Palabras de Nena sobre su hermano  Antonio:

Entre Antonio y Nena, desde niños hubo una relación muy especial, hubo comunicación, se sentían identificados.  Cuando ella era pequeña, él la cargaba en el hombro y le mataba pajaritos para que ella hiciera “cocinaos”.

Cuando Antonio se fue a la capital, ellos seguían comunicándose. Ella maroteaba las matas de cajuiles en la Cuesta y juntaba las semillas de cajuil para mandárselas, asadas, porque a él le gustaban.  Era un amor especial que existía entre los dos. El le decía a ella “manita”.

Antonio, siendo ella muy joven, le abrió las puertas para que ella se fuera para los E.U.A. El le sacó su pasaporte y la llevó a Moca, donde habían abierto un consulado americano, y ahí consiguió su visa para irse a vivir fuera.

Dice Nena que le debe a Antonio el estar viviendo en los E.U.A., donde ella y sus hijos disfrutan de todas las facilidades y los beneficios que allá se consiguen. Para ella, Antonio fue como su padre, porque él le dio el apoyo que no le pudo dar su verdadero padre. Antonio fue un buen hermano, un buen hijo, alguien muy especial.

Palabras de Minerva sobre su hermano Antonio:

Antonio fue un buen hermano, un buen hijo. Minerva lo consideraba como su papá porque él siempre estaba ahí para ayudar a mamá y cualquier cosa que los hermanos necesitaran. Ella podía pedirle a él que le hiciera un favor y cualquier cosa que se le presentaba lo llamaba, y el siempre estaba ahí dispuesto. Nunca hubo discusión, nunca Antonio se puso bravo con ella ni viceversa. No fueron compadres, pero fueron más que compadres, más que hermanos. Fueron unos hermanos muy buenos, muy unidos. El tuvo mucha atención con sus hermanas, a las que les decía hermanitas.

Palabras de Elpidio sobre su hermano Antonio:

Entre Elpidio y Antonio no hubo una relación muy cercana de niños, porque Antonio era 20 años mayor, y Antonio ya vivía en la Capital, mientras Elpidio, apenas un niño, estaba en la Cuesta.

Ya adultos, los unió un gran amor de hermanos.  Eran “canchanchanes”. De todos los hermanos, los más parecidos son Antonio y Elpidio, y no sólo en lo físico, sino también en su manera de ser: compartieron su gusto por los motores, los botes, la aventura, y han vivido cada uno su vida a su manera, sin atarse a las reglas de los demás.

Para Elpidio, Antonio fue un gran hermano, un hijo muy responsable de su mamá, y un padre que vivía orgulloso de sus hijos.

—– O —–

Antonio fue muy buen papá y abuelo, era cariñoso con sus hijos y sus nietos. Fue muy responsable, sus hijos no fueron a escuela pública, sino a colegios privados. Los llevó hasta donde la capacidad de cada uno le alcanzara. Su empeño más grande era que sus hijos aprendieran inglés, porque él sabía la gran ventaja de saber otro idioma.

Con espíritu de comerciante, fundó la cartonera “Servicentro Cartonera”, donde dio  trabajo a muchos de sus familiares que necesitaban un medio de vida.  En ese mundo de los negocios, se desenvolvió siempre.

Antonio disfrutaba mucho de la vida. Era amante de cualquier tipo de música y le fascinaba la fotografía. Le encantaba la playa, y disfrutaba, mientras pudo, de pasear en su gran motor, sobre todo en las campañas políticas en tiempo de elecciones. Le gustaban mucho las “faldas”.

En el año 2002 Antonio logró hacer realidad su gran sueño: consiguió su residencia americana,  junto a Venecia, y viajaron a Florida.  Pero ninguno de los dos se adaptó a la vida en ese país, y a los pocos meses volvieron a su vida habitual en Santo Domingo.

Antonio era tan entregado al trabajo, que tenía planeado retirarse cuando cumpliera los 80 años.  Pero la vida tiene sus propios planes, y una noche de septiembre del 2007, después de batallar, dió paso al descanso y se despidió de este plano terrenal.  Acababa de cumplir 77 años. Y se fue, dejándonos el ejemplo de una vida entregada al trabajo, de una persona que honró todos sus compromisos, y que supo disfrutar la vida  a cabalidad.

Quiero dar las gracias a María del Carmen (Chana), Minerva, Nena y Elpidio, por suministrarme todas las informaciones que me ayudaron a realizar este recorrido por la vida de mi papá, Juan Antonio Peralta.


Publicado en Familia Peralta | 10 comentarios

Familia Rosario Vargas: Fotos Recientes

El 16 de septiembre 2010 vinieron de vacaciones al país Odra y Cristian.  En la foto, la familia Rosario Gerónimo junto a Cristian.

Publicado en Familia Rosario Vargas | Deja un comentario

Familia Delgado: Fotos Recientes

Nació Yordy Moises, hijo de Clarissa y Yody. Julio 2010

Publicado en Familia Delgado | Deja un comentario

Fotos de la familia Peralta: Los hijos de Carmela y Casimiro

Jose Raúl (Bule) Peralta                                                           Jose Raúl (Bule) Peralta

Bule y Chana

Rafael (Fellito) Peralta


Juan Antonio Peralta (Totoño)                    Juan Antonio Peralta (Totoño)

Pedro Pablo Peralta



Minerva Peralta                                                                      Minerva Peralta


Moraima (Nena) Peralta y Próspero                    Moraima (Nena) Peralta


María del Carmen (Chana) Fernández Peralta                                                                                                                                                                    Chana y Minerva

Luis Manuel Peralta


Ramón Evangelista Peralta                               Ramón Evangelista Peralta y China



Ramón Elpidio Peralta                                         Ramón Elpidio Peralta

Publicado en Familia Peralta | Deja un comentario

Fotos de la Familia Delgado: Mario y Carmen y sus hijos

Buenaventura del Carmen                                                               Mario Delgado Boullay

Sánchez Sánchez

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Abuela Carmen, Apolinar y Johanny                                                  Abuela Carmen y sus hijas

Asia Delgado, con 17 años

Grecia Delgado

Venecia Delgado

Rafaela Delgado

Evangelina Delgado

Publicado en Familia Delgado | 5 comentarios

Fotos de la Familia Peralta: Carmela y Casimiro

Carmela Peralta

Hermanos de Carmela

Carmela y Casimiro
Carmela y Casimiro con algunos nietos

Carmela, su hermana Flor y su nieto Pedro Melo

Carmela con sus hijos Nena y Pablo, y Mercedes

Carmela y sus hijos

Varios Hermanos Peralta

Minerva, Dimas, Chana y Antonio

Publicado en Familia Peralta | Deja un comentario

Árbol Genealógico Familia Delgado

Aquí presentamos un resumen de la familia Delgado hasta esta fecha.  Espero que pueda seguir completándose con el aporte de ustedes.

Arbol Genealógico Familia Delgado

Publicado en Familia Delgado | Deja un comentario

Objetivos de este Blog

Nosotros creemos en la familia.

No existe ninguna otra comunidad como la familia.  En esta, cada uno de nosotros damos y recibimos los dones más preciados, como son:  el amor, la admiración, la comprensión, la tolerancia, el afecto sin fin.

Mi familia es numerosa.  Y cada vez que tenemos oportunidad de reunirnos, es de mucho regocijo para todos nosotros.  Nos une un gran afecto, a pesar de la distancia.

Es por esta razón que queremos reunir aquí, en este blog, todo lo que somos, y todo lo que nos une.  Estamos recabando datos para formar nuestro arbol genealógico familiar.  También queremos reunir esas fotos de nuestra familia que son de gran valor, y que merecen ser conocidas por todos nosotros.  En esto va a ser de gran ayuda el aporte de cada uno de ustedes, dando a conocer los nombres de los miembros de la familia que nos falta por mencionar, así como las fotos familiares que ustedes conservan, y que forman parte de la memoria familiar.

Hemos querido incluir aquí algunas recetas de cocina que hayan sido hechas por nuestras propias manos,  y quizás también  algunos de ustedes tenga alguna receta familiar que desee compartir con todos nosotros.

Así pues, espero que les guste la idea de este blog, y que sea para ustedes motivo de regocijo y de encuentro familiar!

Publicado en Objetivos Blog Mi Familia | 3 comentarios